Este servicio creado con motivo de la entrada en vigor de la Ley de Propiedad Horizontal de 1960 reformada por la Ley 8/99, se encuentra configurado con la intención de conseguir los siguientes objetivos:

  • A. UNA ATENCIÓN PERSONALIZADA: la importancia del factor humano de este servicio, se refleja en la figura clave del Oficial Administrador. Su gestión personal en los asuntos planteados, se ve apoyada por un equipo encargado de las tareas administrativas y de la supervisión de los mantenimientos, coordinándose en definitiva todos los procesos que intervienen en el buen funcionamiento de una finca.
  • B. LA TRASPARENCIA DE LA GESTIÓN: toda la labor desarrollada por nuestro equipo de investigación, se verá oportunamente reflejada en la información que periódicamente ofrecemos a cada uno de los propietarios. Al final de cada ejercicio, el resumen enviado permitirá el conocimiento exacto del resultado económico y técnico del mismo.
  • C. LA NECESIDAD DE UN BUEN MANTENIMIENTO: cada vez está más la convicción por parte de nuestros clientes del importante valor que adquiere un patrimonio en perfecto estado de conservación. Por ello, gran parte de nuestra gestión se encuentra dirigida a facilitar los sistemas preventivos, modos operativos y empresas capaces de ofrecer la adecuada solución técnica a los problemas de mantenimiento que se presenten, tanto en los elementos como en los servicios e instalaciones comunes, adoptando una actitud ACTIVA al frente de la gestión de una comunidad, siempre sometida al criterio de ésta, con el objetivo de:
    UN MANTENIMIENTO Y CONSERVACIÓN ÓPTIMOS PARA UNA FINCA PERMANENTEMENTE REVALORIZADA.
CONTENIDO DE LA GESTIÓN INTEGRAL DE COMUNIDADES

La importancia en la actualidad de la copropiedad, en sus diferentes formas (edificios residenciales, inmuebles de locales y oficinas, urbanizaciones, galerías comerciales, aparcamientos, etc...) y la complejidad de su funcionamiento, ha motivado el desarrollo alcanzado por este servicio. Nuestro objetivo es resolver toda la problemática que tiene una comunidad de propietarios y, en concreto:

  • La confección del presupuesto anual.
  • El cobro de las cuotas y el pago de los gastos.
  • El envío de liquidaciones trimestralmente a cada propietario.
  • La presentación del balance y memoria anual.
  • La remisión de citaciones, actas y circulares.
  • La ejecución de los acuerdos adoptados en juntas.
  • Las gestiones ante organismos oficiales.