Este servicio gestiona todo lo relativo a la vida de un arrendamiento; formalización del contrato, cobro y revisión de la renta, pago y repercusión de los gastos, liquidaciones e ingresos mensuales y la tramitación del correspondiente desahucio en el caso de impago.

El haber sido la primera actividad que empezó a realizar esta empresa y, por tanto, llevar en este campo del sector inmobiliario casi ocho décadas, nos ha permitido acumular una gran experiencia en la fijación de alquileres y estudio de rentabilidades, a fin de obtener el máximo rendimiento de su patrimonio.

Por lo tanto, la experiencia y la profesionalidad nos permite garantizar la mejor selección del inquilino, del cual en gran medida dependerá el éxito de nuestra gestión y el mejor mantenimiento de los costes de la operación.

Todos estos factores hacen que con este servicio se persiga un triple objetivo:

  • Rentabilizar al máximo el alquiler.
  • Revalorizar día a día el inmueble.
  • Recomercializar la propiedad con la mayor rapidez cada vez que esta quede desocupada.